Carta a los niños 2

Marzo 25, 2020
Origen: District of Spain and Portugal

25 marzo | La Anunciación

Queridos niños:

hoy la Iglesia hace un “parate” en la Cuaresma para celebrar una fiesta muy importante: la Anunciación del ángel San Gabriel a la Virgen María y la Encarnación del Hijo de Dios.

Justo nueve meses antes del 25 de diciembre, Dios decidió el acontecimiento más importante de toda la historia: el Hijo de Dios, la segunda Persona de la Santísima Trinidad, iba a hacerse un hombre como nosotros, sin dejar de ser Dios infinito y creador de todas las cosas.

Y justamente es muy importante, porque como dijimos ayer acerca de la Cuaresma, fue necesario que Nuestro Señor Jesucristo muriera en la cruz para pagar por nuestros pecados. Pero para que el Hijo de Dios pudiera padecer y morir, era necesario que antes se hiciera hombre y que tomara un cuerpo semejante al nuestro capaz de sufrir.

Para nosotros debe ser un día de gran alegría ya que la obra de la salvación comenzó en un día como hoy. Y esta alegría debe provocar en nosotros actos de adoración al Verbo Encarnado y seguir los ejemplos de la Iglesia que cada vez que en la misa se hace mención del misterio de la Encarnación, se manda hacer una genuflexión, para adorar este misterio, tal como hacemos en el Credo cuando se dice: “et incarnatus est…”, y al final de la misa en el último Evangelio: “Et Verbum caro factum est”.

Además en este misterio la Virgen María se ha convertido en la Madre de Dios porque Jesús es Dios. Por lo que debemos tener una gran devoción a la Virgen que, por colaborar en la obra de nuestra salvación, que comenzó en este día, se ha convertido en verdadera Madre nuestra. Y una manera de venerar a la Madre de Dios es rezando el rosario todos los días, para que ella, que está tan cerca de Jesús, nos alcance las gracias que necesitamos para salvarnos.

Por lo tanto, aprovechemos este tiempo de “Cuarentena” y de encierro en nuestras casas para rezar más y mejor el Santo Rosario para agradar a la Virgen María y adorar al Hijo de Dios hecho carne.