Carta a los niños 1

Marzo 24, 2020
Origen: District of Spain and Portugal
Guercino

24 marzo | La Cuaresma

La solución a este drama, la trajo Nuestro Señor Jesucristo que se hizo hombre y que padeció y murió en la cruz, reparando con su sacrificio nuestros pecados, y satisfaciendo a la Majestad Divina de Dios, que había sido ultrajada por nuestras faltas.

¿Qué es la Cuaresma?

Se da el nombre de Cuaresma al período de oración y penitencia durante el cual la Iglesia prepara a las almas a celebrar el misterio de la Redención.

El nombre “Cuaresma” se toma del número 40, el cual tiene un significado especial en la Sagrada Escritura, ya que 40 días dura la lluvia del Diluvio universal, 40 años el pueblo hebreo anda errante en el desierto, 40 días de ayuno hacen Moisés y Elías, y sobre todo, ya en el Nuevo Testamento, 40 días de ayuno hace Nuestro Salvador retirado en el desierto, para darnos ejemplo a nosotros, ya que Él no lo necesitaba, de que debemos hacer penitencia.

Por lo tanto, la Cuaresma es un tiempo de mayor recogimiento y sacrificio, para prepararnos a celebrar los misterios de la Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo, y llegar por fin a las alegrías de la Pascua, que son una figura de las alegrías eternas del Cielo.

Necesidad de la Cuaresma

Después de la caída de Adán, se transmite el pecado original a todos los hombres, por el que todos nacemos apartados de Dios, y a esto se le suma nuestros pecados personales, por los que ofendemos a Dios, nos revelamos contra Él y merecemos el castigo eterno del infierno.

La solución a este drama, la trajo Nuestro Señor Jesucristo que se hizo hombre y que padeció y murió en la cruz, reparando con su sacrificio nuestros pecados, y satisfaciendo a la Majestad Divina de Dios, que había sido ultrajada por nuestras faltas.

Ahora bien, la virtud de la justicia requiere que reparemos esas faltas haciendo penitencia, y el mismo Dios ha querido, como algo necesario para nuestra salvación que nos unamos a la obra de redención de Nuestro Señor Jesucristo.

Y justamente para eso ha sido instituido este tiempo de Cuaresma por la Iglesia, para que los cristianos se dediquen más especialmente durante este tiempo a unirse a la obra de redención de Nuestro Señor, y se arrepientan de sus pecados y hagan penitencia.

La Iglesia, especialmente en su Liturgia, nos insiste constantemente, a hacer penitencia y a arrepentirnos de nuestras faltas. Es por eso que la Cuaresma comenzó en el día llamado “Miércoles de Ceniza”, en el cual la Iglesia manda a todos los fieles a comenzar el ejercicio de la cuaresma con “ayuno y abstinencia”, y se hace un rito especial antes de la misa que es la bendición e imposición de ceniza, señal de humildad y de arrepentimiento, a imitación de los Ninivitas que se arrepintieron de sus pecados para que Dios no destruyera su ciudad.

Se puede considerar entonces este tiempo como un gran “retiro espiritual” de todos los cristianos para disponerse a las fiestas pascuales, llevando una vida más retirada del mundo y dedicada a la oración y al sacrificio, manifestado en una renuncia mayor a las comodidades y bienes de esta tierra, para así ocuparse más de los intereses del alma.