Vía Crucis en tiempo de peste