Carta abierta a los católicos perplejos