FSSPX Actualidad

Una mujer católica a cargo de Hong Kong

Abril 21, 2017
Carrie Lam Cheng Yuet-ngor, de 60 años de edad, es conocida por ser una católica practicante.

Recientemente, una mujer fue nombrada jefa del poder ejecutivo de Hong Kong. Su característica distintiva: es una católica practicante; su principal ventaja, políticamente hablando: Beijing la aprueba.

En Hong Kong, un territorio donde hay casi 600,000 católicos - lo que representa el 8% de la población ejecutiva de la Región, conformada por un total de 7.2 millones de habitantes - la Iglesia Católica es una parte fundamental de la vida política local. La Iglesia, como institución, realmente forma parte del panorama social de la zona, debido a su participación en el sector educativo, las necesidades sanitarias, la asistencia social y por su red de parroquias. La libertad religiosa está garantizada por la "Ley Fundamental", un texto que organiza la forma en que las instituciones deben funcionar, desde el regreso de la bandera china, en 1997.

En este contexto, resulta un hecho sorprendente para los habitantes de Hong Kong escuchar a sus líderes políticos manifestar su afiliación religiosa, e incluso sus creencias religiosas personales. Tal es el caso de la mujer que se presenta como la protegida de Beijing: Carrie Lam Cheng Yuet-ngor, de 60 años de edad, es una católica practicante. De hecho, el pasado mes de enero, cuando se presentó oficialmente como candidata, afirmó que la única razón para hacerlo era "un llamamiento recibido de Dios." El domingo 26 de marzo, el Comité electoral eligió a esta mujer, declarada católica abiertamente, para convertirse en la jefa del poder ejecutivo de Hong Kong, con 777 votos a favor de un total de 1194.

Fuente: EDA